Tratamiento de Disfunciones Sexuales

Causas de disfunciones sexuales

En la mujer, la musculatura del piso pélvico (MPP) es la encargada de generar la presión intravaginal durante el acto sexual. Un músculo que se entrena es un músculo fuerte por toda la vida. Ejercitar la MPP reduce la flacidez ocasionada por el envejecimiento y del posparto, por lo tanto, conocer como contraer y relajar correctamente la MPP puede minimizar o inclusive, evitar problemas como dolor y sangrado durante la primera relación sexual de la mujer.

El entrenamiento de la MPP mejora la contracción voluntaria y además incrementa la fuerza y coordinación de esta musculatura. El resultado es una mejora importante del desempeño sexual de la mujer ya que dominando esta contracción, la mujer puede usarla de diferentes formas durante la relación sexual. Los resultados son muy satisfactorios, desde que el entrenamiento sea apropiado.

En el hombre, la buena fuerza de la MPP es la que garantiza el bloqueo del flujo venoso (retorno sanguíneo) necesario para una buena erección, de modo que si los músculos del piso pélvico están fuertes, van a provocar una erección mucho más rígida.

La coordinación de la MPP es la que permite el control del reflejo eyaculatorio, que produce el orgasmo, de modo que cuando esta musculatura está bien entrenada, es capaz de postergar o evitar el orgasmo/eyaculación. El entrenamiento de la coordinación es particularmente útil en el tratamiento de la eyaculación precoz.

El orgasmo en hombres y mujeres es una serie de contracciones involuntarias, principalmente de la MPP y de la musculatura abdominal. El orgasmo depende de una buena irrigación sanguínea y de sensibilidad local. El ejercicio constante de la MPP aumenta tanto la circulación local, como la sensibilidad, favoreciendo las condiciones para que el orgasmo ocurra de la manera más intensa y satisfactoria.

Respuesta Sexual

Cuando entramos en la fase de excitación de la respuesta sexual, lo primero que acontece es que el corazón comienza a bombear más sangre por minuto (aumento del débito cardiaco) y la frecuencia respiratoria aumenta para que los músculos reciban mayor aporte de oxígeno ya que necesitamos de ellos para generar movimiento durante el acto sexual.

Después de esto, acontece una serie de cambios importantes, especialmente cera a los órganos genitales, para que el acto sexual se pueda desenvolver de forma completa y satisfactoria. El orden de estos cambios es congestión, erección y lubricación.

La congestión

Te has dado cuenta cómo el pene y el clítoris se hinchan durante la excitación sexual? Ese es el proceso de congestión, la cual aumenta bastante la sensibilidad de los órganos genitales, favoreciendo la satisfacción sexual- con o sin orgasmo. El aumento de la sensibilidad es importante para el placer sexual. La sensibilidad, de modo general, depende directamente de la cantidad de sangre circulando en el lugar.

La congestión es la primera fase de la respuesta sexual femenina y masculina, cuando ocurre la hinchazón de los órganos genitales debido a que están llenándose de sangre. Esta congestión aumenta la sensibilidad, abriendo camino para la erección, que es importante para la satisfacción y el orgasmo.

La congestión sanguínea (hinchazón de los genitales) abre camino para la erección. Sin una buena congestión, la erección no acontece. Y sin erección, no hay lubricación ni satisfacción.

La erección

La sensibilidad en el área genital es fundamental para la satisfacción y el orgasmo. Esta sensibilidad es amplificada por la erección o rigidez del órgano genital (Pene en el hombre y clítoris en la mujer). La erección es fundamental para la fase de plató, momento en el cual acontece el aumento más intenso de la lubricación.

Sin la erección, la sensibilidad no es la misma y el placer sexual puede estar afectado, causando disorgasmia (Orgasmo débil o demorado), anorgasmia (ausencia de orgasmo), insatisfacción sexual e imposibilidad de penetración. Todo esto puede acontecer tanto en las mujeres como en los hombres.

La erección acontece por el llenado de sangre de los llamados cuerpos cavernosos, que son dos grandes tubos que parecen esponjas que forman el cuerpo del pene y del clítoris

Cuando no están en fase de excitación, los cuerpos cavernosos y el cuerpo esponjoso son como esponjas cerradas. Imagina una esponja de baño exprimida dentro de tu mano cerrada: todos los hoyitos están cerrados. Con el estímulo sexual, estas cavernas (hoyitos) se abren y los tubos se congestionan de sangre (se llenan), causando la congestión genital.

Durante la excitación sexual, las cavernas de los cuerpos cavernosos se abren de forma parecida a como lo hacen los cuerpos esponjosos, pero aquí, a medida que va entrando sangre por las arterias, las venas (salida de sangre) van siendo presionadas y se va dificultando la salida de esta sangre. Así, los cuerpos cavernosos se van llenando más y más, a tal punto que la presión interna es tan grande que el órgano se endurece. Por tanto, la erección es un fenómeno hidráulico porque depende de las presiones de un líquido que, en este caso, es sangre.

La lubricación

Una buena musculatura genital también es fundamental para que la lubricación vaginal suceda de modo satisfactorio. Además de la congestión para la sensibilidad, la contracción del músculo bulboesponjoso también presiona las glándulas de Bartolino (glándulas paravaginales), exprimiendo su secreción lubricante para dentro de la vagina. Otros lubricantes importantes son los producidos por las paredes de útero, de las paredes vaginales y de las glándulas de Skene (glándulas parauretrales que están alrededor de la uretra).

La lubricación acontece en mujeres y hombres, pero en ellos ocurre en menor cantidad.

Sin una buena erección del clítoris, la lubricación es menor. La erección y la lubricación dependen de la buena función de la MPP.

Músculos fuertes: bastante lubricación

Cuando las condiciones mínimas para el acto sexual han sido alcanzadas, se entra en una fase de estabilidad, llamada plató. En esta fase, la excitación para de subir y las respuestas que se generaron en la excitación, ahora se mantienen constantes. Durante el plató, la excitación es casi máxima y para muchas personas, es tan agradable o a veces mejor que el orgasmo. La congestión y la erección están en su peak y la sensibilidad local es máxima.

En este momento, la musculatura del piso pélvico presenta una contracción automática y mantenida, más fuerte que antes. Este aumento en la contracción es fundamental para el aumento en la lubricación que acontece durante el coito.

Durante el plató la actividad muscular es muy intensa, manteniendo la sensibilidad y lubricación en el máximo, propiciando las mejores condiciones posibles para la satisfacción o el orgasmo. El tiempo de la fase de plató, varía de persona a persona.

Más que para procrear, el acto sexual está relacionado a placer e intimidad. Tal vez sea la forma más intensa en la que dos personas están juntas. Después de un buen acto sexual, nuestro cuerpo es inundado por sustancias llamadas beta-endorfinas, que causan esa sensación de placer. Son las mismas sustancias que liberamos cuando comemos chocolate, ganamos una competencia o abrazamos a alguien muy querido que no vemos hace mucho tiempo.

Toda la respuesta sexual que vimos hasta ahora, prepara el cuerpo para recibir esta enorme dosis de endorfinas placenteras. La fase de plató garantizó las condiciones necesarias para esto. Al final del plató, la respuesta sexual llega a su peak y puede acontecer el orgasmo o simplemente la descarga de endorfinas y la fase de resolución (fin de la respuesta sexual)

El orgasmo

Cuando el estímulo en la fase de plató continúa, es posible que ocurra el orgasmo, que son contracciones rítmicas y reflejas (automáticas) que pueden durar desde segundos hasta minutos y puede suceder de las más diversas intensidades: Cuanto más intensos los estímulos y mejor sea la salud de la musculatura y de los vasos sanguíneos locales, más intenso el orgasmo.

La buena respuesta sexual depende de la buena circulación sanguínea local y especialmente, de la buena función de los músculos responsables por la congestión, erección y lubricación.

En la mujer, la sensación orgásmica da la impresión de que toda la región genital (vagina, útero, MPP y a veces hasta los abdominales y parte interna de las piernas) se contrae automáticamente y con fuerza. En este momento acontece también la eyaculación de lubricantes en la mujer y de semen en el hombre.

Orgasmo y eyaculación son dos procesos distintos y uno puede acontecer independientemente del otro.

El orgasmo puede ocurrir con cualquier intensidad. Cuando la excitación es más débil, el orgasmo puede estar disminuido o demorado. Este problema es conocido como disorgasmia. Las causas son muchas y esta disfunción debe ser tratada.

Como se mencionó antes, en muchas personas, especialmente mujeres, el orgasmo no ocurre (anorgasmia). Esto viene a ser un problema si la satisfacción sexual se encuentra afectada, lo cual requiere tratamiento.

Musculatura del piso pélvico (MPP) fuerte y saludable, garantiza una mejor congestión, erección y lubricación, favoreciendo orgasmos más fuertes e intensos.

La eyaculación

Durante el orgasmo varios órganos son presionados fuertemente. En el hombre, la próstata recibe los espermatozoides de los ductos deferentes y el gel seminal de las vesículas seminales. Dentro de la próstata, la mezcla recibe el líquido prostático, cuya función es disolver el gel para liberar los espermatozoides en el momento indicado (cerca de 2 minutos después de la eyaculación) Durante el orgasmo, todas estas estructuras son presionadas rítmicamente para acelerar los tres componentes del semen hacia afuera del cuerpo masculino, en dirección al cuello del útero y a las trompas de Falopio, donde acontecerá la fecundación.

En la mujer, el orgasmo provoca la contracción del útero, grandes y pequeños labios, musculatura profunda del piso pélvico y musculos del clítoris (musculatura superficial del piso pélvico).

En esta fase, la musculatura del clítoris, particularmente los músculos bulbocavernosos, presionan las glándulas de Bartolino y de Skene, eyectando más fuerte sus secreciones. Al mismo tiempo, el moco acumulado en el útero es expulsado fuertemente, al igual que las secreciones de las paredes vaginales. Toda la región, queda instantáneamente más mojada y este fenómeno puede ser llamado de eyaculación femenina.

Como estas glándulas son muy pequeñas, es común que esa eyaculación no sea percibida en la mayoría de las mujeres. Sin embargo, en algunos casos donde las glándulas son más grandes, como por ejemplo en los casos de mujeres con ovario poliquístico, la cantidad de moco producida puede ser mayor y por tanto, se percibe más fácilmente. Esto no significa que haya un problema y no debe causar vergüenza o incomodidad. Al final, es algo que hace parte de la respuesta sexual normal de toda mujer.

En el hombre, el orgasmo es caracterizado por contracciones rítmicas y secuenciales de músculos involuntarios que envuelven los testículos, los epidídimos, las vesículas seminales, la próstata, el pene, y de los músculos del piso pélvico que son voluntarios.

La contracción voluntaria de los MPP es capaz de Inhibir el reflejo eyaculatorio. O sea, de controlar el orgasmo. (frase destacada)

Después de toda la respuesta sexual, especialmente después de su peak (fase de satisfacción), la excitación va disminuyendo progresivamente.

La frecuencia cardíaca y respiratoria van normalizándose, la circulación sanguínea vuelve a la normalidad y la congestión y erección van desapareciendo, quedando solamente las endorfinas y la sensación de placer. Esta fase, se conoce como fase de resolución, la cual puede durar desde pocos segundos hasta varios minutos y varía de persona a persona.

En esta fase acontece el período refractário que es aquel periodo en el cual es desagradable continuar con la actividad sexual. La sensación de este periodo también varia para cada persona, así como su duración.

Para algunas personas el periodo refractario puede durar varios minutos en los cuales es necesario un descanso antes de iniciar un nuevo acto sexual. Para otras personas este periodo lleva unos pocos segundos e no es muy notorio. En este caso, la persona está lista para continuar con el acto sexual, interrumpiendo la fase de resolución y posiblemente, alcanzando una nueva fase de satisfacción y hasta orgasmos múltiples.

 Disfunciones Sexuales Femeninas

Las disfunciones sexuales Femeninas en las que interviene la kinesiología pélvica son

Disfunción sexual dolorosa

Una de cada cuatro mujeres en todo el mundo sufre de algún tipo de dolor durante la relación sexual. Desde una simple incomodidad hasta un dolor insoportable, el dolor sexual puede afectar sólo un lugar (labios menores, clítoris o fondo de la vagina) o puede ser generalizado (afectando un área mayor, como la vulva o el abdomen bajo). El dolor específico de la vulva, especialmente en el área dentro de los labios menores, es conocida como vulvodinia.

Para algunas mujeres, el dolor aparece sólo en algunas relaciones sexuales mientras que otras sienten dolor en todas las relaciones, ese dolor se denomina dispareunia. En otros casos, la mujer siente dolor al intento de penetración (vaginismo) y algunas otras, sienten dolor tan solo con las caricias, sin penetración (disfunción sexual no coital).

Las causas de la disfunción sexual dolorosa pueden ser muchas, desde una infección vaginal, una incoordinación motora de la MP, problemas neurológicos (neuralgia) hasta traumas psicológicos. Todas estas situaciones tienen tratamiento y cura, pero la clave del éxito está en descubrir exactamente lo que está causando el dolor. Es decir, tener un diagnóstico preciso.

Cualquier situación que involucre la sexualidad, influencia íntimamente la parte emocional. Es fundamental que los problemas de dolor sexual sean acompañados por psicólog@ especializad@.

Vaginismo Tratamiento – Sintomas de Vaginismo, Sus Causas y Como Solucionar el Dolor al Tener Relaciones

Vaginismo: Es la imposibilidad de permitir la entrada del pene, un dedo o cualquier objeto en la vagina, aunque la mujer lo desee e intente evitar el espasmo muscular.

Generalmente, existe evitación, anticipación al dolor, miedo o experiencias dolorosas y contracción involuntaria de los músculos del piso pélvico lo cual impide la penetración. Cinco de cada cien mujeres sufren de algún grado de vaginismo que es caracterizado cuando la mujer nunca logró tener una penetración y todos los intentos fueron dolorosos. El vaginismo no está necesariamente relacionado con la masturbación o el orgasmo. Es común que mujeres con vaginismo se masturben desde que no sea con penetración y logran alcanzar el orgasmo normalmente. La contracción incontrolada de la MPP en el vaginismo está casi siempre asociada a algún problema emocional que es generalmente inconsciente. Para que el tratamiento tenga éxito, es fundamental la compañía de un profesional psicólogo que investigue el origen del problema.

La parte física del vaginismo puede presentar componentes relacionados al conocimiento corporal y consciencia genital, a la elasticidad de la entrada del canal vaginal, como también a la incoordinación muscular de la MPP y en casos más severos puede ser también de la musculatura de las piernas, glúteos y adyacentes. El tratamiento va a depender del grado observado en cada componente. Los ejercicios de autoconocimiento y redescubrimiento de la sexualidad pueden ser útiles para la conciencia de la región genital. El tratamiento kinésico del vaginismo se basa en la terapia manual para deshacer puntos gatillo (puntos dolorosos), elongación y masaje de la musculatura del piso pélvico para desensibilizar y ganar elasticidad muscular.

Vulvodinia tratamiento – la vulvodinia es curable

Vulvodinia es el dolor en la región vulvar (genitales externos) principalmente entre los labios menores, sin que existan señales de inflamación o de infección, que afecta alrededor del 15% de las mujeres. El dolor de la vulvodinia es descrito generalmente como una sensación de ardor, quemazón, agujada o de que la piel se va a rasgar.

Dispareunia Tratamiento

Dispareunia es la presencia de dolor durante la penetración vaginal. Esta puede deberse a cambios en la lubricación vaginal como pasa durante la menopausia, también puede presentarse por cicatrices dolorosas como la cicatriz de la episiotomía o por enfermedades como la endometriosis o la cistitis. La dispareunia suele estar asociada a hiperactividad de la MPP (aumento de tensión de los músculos) que pone resistencia a la penetración, generando dolor durante la penetración. Por lo tanto, la kinesiología pélvica busca, mediante técnicas manuales y ejercicios, disminuir la tensión muscular para que la penetración se pueda realizar sin generar dolor.

 Disfunciones Sexuales Masculinas

 Las disfunciones sexuales masculinas en las que interviene la kinesiología pélvica son:

    • Disfunción Eréctil
    • Disfunción de orgasmo
    • Eyaculación Precoz

Se caracteriza por la imposibilidad de retrasar la eyaculación en todas o casi todas las penetraciones vaginales, lo cual trae consecuencias personales negativas como angustia, molestia, frustración y/o evitación de intimidad sexual.

Disfunción Eréctil – Trataminetos para Problemas de Ereccion y la Impotencia Masculina

Incapacidad para conseguir o mantener una erección el tiempo requerido para completar la actividad sexual de forma satisfactoria y completa.

Apprender Como Mantener Una Ereccion y Entender las Causas de la Impotencia

El tratamiento es de manejo integral, por lo que cada caso se manejará en conjunto con un médico urólogo y una sexóloga, pudiendo complementar el tratamiento kinésico con medicamentos u otros provenientes médicos según sea el caso.

Como Solucionar la Falta de Ereccion con Reeducación de los Músculos Perineales

En cuanto al tratamiento kinésico se realizará reeducación de toda la zona de los músculos perineales para mejorar la fuerza y resistencia necesaria la para la erección del pene.
Además se podrán utilizar técnicas de estimulación eléctrica para despertar e incentivar a los músculos del cuerpo del pene a realizar contracciones que permitan una erección funcional.
Además se implementará la terapia vibratoria de última generación y aprobada por la FDA para estimular los nervios peneanos y generar una adecuada erección.

Eyaculación Precoz Tratamiento Para Hombres Buscando Como Curar La Eyaculación Precoz 

Eyaculación que ocurre con un estímulo mínimo antes o muy poco tiempo después de la penetración.

El paciente con Eyaculación precoz será tratado médica, psicología y kinesiológicamente para determinar la causa de la disfunción y el tratamiento ideal de acuerdo a cada caso particular.
El proceso a realizar en el aspecto físico por la Kinesióloga Carolina Silva, considera el enseñar al paciente determinados ejercicios para detener y postergar la Eyaculación, mediante la contracción eficiente de los músculos del piso pélvico. Educación sobre la zona pélvica y técnicas de control eyaculatorio.

El paciente será derivado por la especialista Carolina Silva a un profesional del área psicológica el cual trabajará con el paciente paralelamente al tratamiento kinésico, en aspectos como la ansiedad o los pensamientos dispersos que pueden generar esta disfunción.

Para el tratamiento de las disfunciones sexuales, se utilizan variadas técnicas y equipos de acuerdo a la disfunción. Sin embargo, el tratamiento busca educar siempre sobre sexualidad, genitales y anatomía, ya que muchas veces estas disfunciones se presentan por la ignorancia de la función de algunos órganos e incluso de los genitales.

Como siempre, el tratamiento es integral, y por esta razón se busca mantener en excelentes condiciones físicas la musculatura del suelo pelviano, mediante la reeducación muscular. La calidad de la piel juega un papel muy importante en disfunciones como la dispareunia, por lo que se debe trabajar en mejorar la elasticidad y a veces, desensibilizar la zona.

En el tratamiento de las disfunciones sexuales suelen utilizarse herramientas adicionales como la electroestimulación, ultrasonido, terapia vibratoria, dilatadores u otros, dependiendo de la disfunción, el grado de ésta y por supuesto, de las particularidades de cada paciente.