Servicios de Kinesiología Pélvica en Santiago

Tratamiento de disfunciones del piso pélvico

La kinesiología pélvica es la primera línea de tratamiento para muchas de las disfunciones que se presentan en la musculatura del piso (MPP). Estas disfunciones aparecen cuando se altera la actividad muscular por debilidad (hipoactividad) o exagerada tensión (hiperactividad) de los músculos.

Entre las causas de debilitamiento del piso pélvico se encuentran:

  • Envejecimiento
  • Embarazo y parto
  • Aumentos repetitivos en la presión al interior del abdomen como sucede al reír, estornudar, realizar ejercicio físico excesivo o levantar objetos pesados
  • Tos crónica (tabaquismo)
  • Obesidad
  • Cirugías pélvicas (cirugía de próstata, histerectomía, corrección de incontinencia urinaria, reducción de prolapso)
  • Estreñimiento o constipación crónica
  • Cambios hormonales (menopausia y andropausia)

 La MPP es perforada por los canales de la uretra, el recto y la vagina (en las mujeres). Por lo tanto, su contracción “amasa” estos canales, ayudando en la continencia de orina (apretando la uretra), en la función sexual (apretando la vaginal, el clítoris y el pene), y en la continencia fecal (cerrando el recto).

Por este motivo, cuando la MPP está débil o lesionada, no logra contraerse suficientemente sobre estos canales. Lo cual puede resultar en incontinencia de orina, gases o heces, disfunciones sexuales, incluyendo gases vaginales y disfunción eréctil. Por otra parte, la contracción exagerada, incoordinada o inconsciente de la MPP puede causar retención urinaria, dolor sexual, eyaculación precoz y constipación.

Además, la MPP se encuentra diariamente en una guerra contra la gravedad, sosteniendo los órganos pélvicos y al bebé durante el embarazo. Cada vez que algo empuja los órganos para abajo como sucede al reír, toser, estornudar, cargar objetos pesados o hacer ejercicio de levantamiento de pesas o alto impacto, la MPP se contrae vigorosa y automáticamente para empujar los órganos para arriba, evitando que se salgan de sus posiciones normales. Si por lesión o debilidad, la MPP no logra sostener los órganos, éstos descienden de sus posiciones originales provocando el prolapso genital (vejiga caída o prolapso uterino)

El tratamiento kinésico es diferente para cada una de las disfunciones del piso pélvico, siendo adaptado a las particularidades o necesidades de cada paciente para lograr un alto porcentaje de éxito en los tratamientos.