Sientes vergüenza de tu zona íntima?
La semana pasada vi un video en YouTube, en el que muestran la reacción de las mujeres a las que se les realiza un foto estudio de su vulva y luego les muestran las imágenes y les piden que expresen lo que sienten al ver la foto de su vagina. La mayoría de estas mujeres se sintieron avergonzadas, incómodas y hasta refirieron que no les agradaba ver la imagen de su propia vulva porque no era una parte “bonita” de su cuerpo.
La verdad es que a mi consulta llegan muchas pacientes que se sienten horrorizadas y extremadamente incómodas con su vagina y vulva. Muchas de ellas han hecho comentarios como “ay, que cosa más fea”, otras, al mirarse por primera vez en un espejo han tenido arcadas, manifestando su disgusto por mirar y tocar esta zona de su cuerpo.
Generalmente estas pacientes presentan algún tipo de disfunción sexual y es por esta razón que llegan a mi consulta buscando ayuda para poder llevar una vida sexual plena, sin dolor, sin miedos y satisfactoria. Sin embargo mi tratamiento siempre parte de la base de la educación y no me refiero sólo a la educación sexual sino que a la educación con respecto a integrar esta zona del cuerpo al esquema corporal. Empezamos por reconocer anatómicamente los órganos que forman la vulva, tomar conciencia de los maravillosos músculos del piso pelviano, erradicar mitos sobre la estructura de la vagina tales como: “mi vagina es muy chica” o “mi vagina es muy delicada y siento que se puede romper o rasgar” y, para ser sincera, esta parte de la educación es la que más me gusta. En este primer acercamiento con mi paciente, puedo darme cuenta como ella va descubriendo todo un mundo nuevo sobre sí misma y cómo esa actitud de repulsión  y rechazo, se va convirtiendo más bien en una actitud de aceptación.
El objetivo de mi tratamiento no es simplemente que mi paciente no sienta dolor a la penetración o corregir la disfunción de orgasmo. Mi objetivo principal es enseñarle a descubrir su zona íntima, aceptarla y quererla…. Sí, aprecio y cariño por su vagina y vulva, y además, aprender a controlar voluntariamente su musculatura pélvica para mejorar su función y prevenir otras alteraciones en el futuro.
Se han dado cuenta de cómo las mujeres cuidamos nuestro cabello o nuestro rostro? hasta las uñas las cuidamos con gran dedicación. Yo busco que mi paciente se empodere de su intimidad, que su sexualidad sea plena y que pueda compartirla con su pareja sin ningún tipo de reparo y es precisamente por eso, que el amor (íntimo) propio es la base de mi tratamiento.
Los estudios muestran que la insatisfacción con la apariencia de los genitales puede traer consecuencias negativas tanto en la función como en la satisfacción sexual. Sentirse incómoda con los propios genitales, afecta la autoestima y por lo tanto la relación íntima con la pareja. Así que, mi consejo a TODAS las mujeres es que se conozcan, se exploren y se entrenen íntimamente. Los músculos del piso pélvico juegan un papel fundamental debido a que están justo alrededor de los genitales, tienen todo que ver con la lubricación, el control de las funciones urinarias e intestinales y por supuesto, con la función sexual.
Si eres una mujer que tiene algún tipo de problema con su función sexual, si sientes que algo no anda bien, sientes dolor o no puedes tener penetración, puedes consultarme. 
Y si eres una mujer que simplemente quiere aprender todo y más sobre su zona íntima, también puedes preguntarme lo que quieras! 
Vamos por un piso pélvico poderoso mujeres!! 

Soy Carolina Silva
Kinesióloga pélvica

Sigueme en www.facebook.com/especialistacarolinasilva
www.carolinasilva.cl