La zona genital en hombres y mujeres, se encuentra rodeada por unos
poderosos músculos llamados “el piso pélvico”. Estas músculos realizan varias
funciones importantes entre las que se encuentran el soporte de los órganos
de la pelvis como la vejiga urinaria, el recto y el útero (en las mujeres), la
continencia de heces y de orina, la eliminación de desechos del cuerpo y la
función sexual.
Sin embargo, el poder de esta zona puede ir perdiéndose a medida que pasa
el tiempo debido al desgaste muscular, a las continuas situaciones de estrés a
las que se ve sometida esta zona,  pero
sobre todo, a la falta de entrenamiento que hace que las fibras musculares se
vayan debilitando, perdiendo fuerza y resistencia.
Entonces, ¿qué se debe hacer para tener un piso pélvico poderoso? Aquí
revisaremos algunos consejos que mantendrán esta zona en buenas condiciones
para que puedas seguir disfrutando de todos sus poderes sin temor a que
desaparezcan.
1.      
La vejiga
urinaria es como un globo que se va llenando de agua, pero ésta tiene una
capacidad aproximada de 500 cc. Por lo tanto, si eres de esas personas que
orinan en su casa en la mañana antes de salir al trabajo y vuelven a orinaren
la noche cuando vuelven a casa, estás aumentando el riesgo de presentar una
disfunción miccional. Lo recomendado es ir al baño cada 3-4 horas para tener
una vejiga sana y evitar que los músculos del piso pélvico hagan un sobre
esfuerzo cargando el peso de una vejiga llena durante todo el día.
2.      
Aguantar
las ganas de ir al baño por vergüenza es una situación muy común que termina
generando disfunciones a nivel del recto. Si se pospone por mucho tiempo la
evacuación de las heces, éstas se endurecerán y se volverán más secas por lo
que evacuarlas en otro momento será mucho más dificultoso y a veces, doloroso.
Ir al baño en el momento en el que se presenta el deseo defecatorio es un
hábito saludable que mantendrá los músculos del piso pélvico con un tono normal
ya que no necesitará ponerse tenso para mantener las heces dentro del recto.
3.      
De
una u otra forma, siempre estamos en movimiento durante las actividades de la
vida diaria. Incluso vamos al gimnasio para mantener nuestro cuerpo en forma,
pero nunca nos preocupamos de realizar ejercicio de los músculos del piso
pélvico. Si quieres tener un piso pélvico poderoso, debes ejercitarlo, moverlo
y cuidarlo de la misma forma en que cuidas el resto de tu cuerpo. Para esto, lo
ideal es que entrenes frecuentemente esta musculatura, pero también puedes
mantenerlo en forma realizando todos los esfuerzos físicos acompañados de una
buena contracción de piso pélvico. Durante esfuerzo como subir y bajar escalas,
cargar a tu bebé, levantar pesas, recoger algo del suelo, levantar cosas
pesadas o hacer running, puedes contraer tu piso pélvico como tratando de
retener un gas y de esta forma evitarás distender las fibras musculares y
provocar debilidad.
4.      
Siéntate
correctamente en el sanitario cada vez que vayas al baño. Ya sé, siempre nos
han enseñado que en los baños públicos no debemos sentarnos jamás, pero tengo
la solución, carga unas toallitas desinfectantes y siéntate con confianza, así
tus músculos podrán relajarse perfectamente y permitir el paso de la orina sin
resistencia alguna. Al adoptar posiciones difíciles de mantener, el piso
pélvico y los esfínteres no pueden relajarse completamente por lo que pueden
quedar residuos en la vejiga y generar infecciones urinarios o incoordinación
entre el músculo de la vejiga que empuja la orina hacia afuera y los esfínteres
uretrales.
5.      
Durante
las relaciones sexuales, realiza contracción de los músculos de tu piso pélvico
como tratando de impedir que el pene salga de la vagina, de esta forma vas a
sentir y otorgar mayor satisfacción y además estarás ejercitando tu piso
pélvico…. Doble beneficio!
Si no sabes cómo realizar la contracción del piso pélvico y sientes que no
logras apretar correctamente esta zona o si presentas alguna disfunción como
dificultad para retener la orina, estreñimiento o dolor durante las relaciones
sexuales, debes consultar a una especialista en el tema, la musculatura de piso
pélvico puede reeducarse mediante un tratamiento kinésico especializado que
logra devolver las cualidades físicas musculares y mejora la calidad de vida.
Carolina Silva G

Kinesióloga especialista en disfunciones del piso pélvico.